Candela Cuervo

Fugaz

No hay emoción más fugaz que la alegría y no hay alegría más permanente que la de un niño.